welcome
Ha estallado la Segunda Gran Guerra del Cielo, los ángeles fieles a los ideales divinos y al Arcángel Michael han entablado una lucha abierta con los caídos, bajo el mando de un misterioso serafín que volvió de la muerte, con el poder de una legión en sus manos, quien promulga a favor del libre albedrío para tomar sus propias decisiones, tal y como lo hacen los humanos. Los demonios toman cartas en el asunto, cerrando tratos con el bando de rebeldes con el fin de eliminar la supremacía del Cielo, y tener derecho a caminar sobre la tierra. New York ha sido escogido como Armageddon, y las visperas de la batalla final se leen en escaramuzas y luchas menores.
Mientras tanto, en New Orleans, los vampiros han logrado un poderío sin igual sobre la ciudad. Los rumores de que el Regente del Infierno ha tenido algo que ver corren en el plano sobrenatural, mientras los Blazers, los Cazadores descendientes del Rey Arturo Pendragon buscan darle un freno a sus actividades.
Es una verdadera pena que los Templarios, la primera raza de Cazadores, jamás hayan llegado a un acuerdo con sus colegas. A pesar de que no ha habido declaración de guerra entre ellos, la aparición de una nueva reliquia divina, contenedora de poderes sin igual, tienta a ambos bandos. Sin embargo, los Templarios tienen las manos llenas tratando de domar a las implacables manadas de licantropos en San Francisco, cuyo nuevo líder parece ser un fanático de las batallas.
No hay tiempo ni recursos para vigilar a los ingeniosos brujos que aparecen de vez en cuando en los casinos de Las Vegas, haciendo uso de sus facultades para llevarse dinero fácil. Esto no es más que una fachada, por supuesto, ya que el Aquelarre de Lilith ha estado pactando con demonios mayores para invocar al Primer Demonio.
En el mundo de Wayward Son, los conflictos, batallas, traiciones y la guerra parecen haber inundado cada estado del país de las oportunidades. Los tiempos de paz han llegado a su fin, ¡elige tu bando sabiamente, y bañate de la gloria de la victoria, o perece en el olvido de la historia!
Foro de skin rpg temática ---
last topics
Últimos temas
» Divinity That Shapes Our Ends | Priv. Hope
Vie Dic 30, 2016 4:44 am por Hope Everdeen

» Crimson Chaos | Priv. Keira
Vie Dic 23, 2016 12:34 am por Jason "Ace" Herondale

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 6:45 pm por Invitado

» Afiliacion elite resistanceunison
Lun Abr 04, 2016 6:50 am por Invitado

» UnderWorldwar~[Afiliación Élite]
Lun Abr 04, 2016 1:58 am por Invitado

» AngieeRenders | Afiliación Élite
Sáb Abr 02, 2016 9:21 am por Invitado

» ● Bálderook University [Normal]
Jue Mar 31, 2016 11:52 am por Invitado

» Jodie Kendrik
Miér Mar 30, 2016 9:40 am por Jodie Kendrik

» -TRANSITUS EST OMNIS IMBER - [Seirian Yamamoto] (En Construcción)
Miér Mar 30, 2016 5:33 am por The Last Order

ALLIES

Élite 0/40
Monochrome School [RPG Yaoi]40 por 40Final Fantasy: La era de la Luz<Fairy Tail ChroniclesCrear foroCrear foroNoragami RolerFate/Corrupt Phantasm
Get Inspired!
THE TRINITY
Cameron Briel
MP
Hope Everdeen
MP
Chris O'Connor
MP
Wayward Son y su historia es una creación original del Staff, fuertemente influenciada por series y novelas de género sobrenatural, destacando la saga The Mortal Instruments de Cassandra Clare, y las series de televisión Supernatural de Erick Kripke, y The Vampire Diaries y The Originals de Julie Plec. Las imágenes utilizadas han sido tomadas de portales como Devianart, Zerochan, Pixiv y We❤It, y pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos a Rose de Glintz por el elegante trabajo de su skin y su asistencia, a Veeneli por sus códigos y tablillas tan atractivas, así como a Mizuki por su bello tablón de anuncios.
credits

Rael Crocell [Expediente]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rael Crocell [Expediente]

Mensaje por Rael Crocell el Dom Ene 03, 2016 11:23 pm

Rael Crocell




• Nombre y Apellido: Rael Crocell
• Edad Aparente: 21 años
• Edad de Demonio: 95 años humanos
• Color de Llama: Rojo Granate
• Sexo: Masculino
• Inclinación Sexual: Heterosexual

DESCRIPCIÓN FÍSICA



Rael es un hombre de apariencia privilegiada y apuesta para la mayoría de las personas, en un extraño sentido algo excéntrico. Su cabello es de color rojizo granate, algo alargado que llega hasta la base de su cuello, la parte delantera cayendo en libres mechones sobre su frente y llegando inclusive a tapar sus ojos, envolvió su rostro de finas y atractivas facciones. Sus rojos son naturalmente de un azul eléctrico, que es intensificado por el rojo de su cabellera, mas cuando torna sus poderes, sus ojos se tornan negros en la esclerótica, con un rojo intenso en las iris, unos ojos que naturalmente dan miedo ante la oscuridad que parecen desprender.

Además de sus ojos y su cabello, los rasgos más característicos de Rael son la marca en su cuello, y las perforaciones que lleva en sus oídos. En cada oreja tiene un pendiente que cuelga de su lóbulo, casi siempre negro, acompañado de una perforación tipo Helix en la parte superior de su oreja derecha. En su cuello luce un peculiar tatuaje en forma de una línea alargada que rodea todo su cuello, como algún collar o marca, con líneas verticales que lo cruzan cada pocos centímetros, imitando alguna clase de estigma.

Su tono de piel es claro, un tono caucásico levemente bronceado, libre de cualquier imperfección o marca además del tatuaje en su cuello y un tatuaje más en su costado derecho que imita las garras de un demonio, cuyos dedos se deslizan hasta su abdomen. Su cuerpo es atlético y esbelto, marcado de forma leve. Su altura oscila hasta los 1,90 cm, pesando cerca de 77 kilogramos, a pesar de lo cual es merecedor de una fuerza excepcional gracias a su ascendencia demoniaca.

Siempre vista de forma elegante, pero algo oscura. Sus ropajes casi siempre son de tonos oscuros, sus camisas tienden a ser de líneas verticales y de botones, los cuales abrocha todos menos un par en la parte superior, mostrando su cuello y clavícula, al igual que el inicio de sus pectorales. Normalmente acompaña sus ropas con chalecos a juego con los tonos de su camisa, comúnmente negros o rojos. Sus muñecas son portadoras de forma continua de pulseras de cuero o metal, delgadas o anchas. Suele usar anillos de plata en sus dedos, los cuales están adornados con líneas negras decorativas. Sus uñas cambian de color junto a sus ojos, cuando estos se muestran negros, sus uñas se tornan del mismo tono. Sus pantalones siempre son de corte fino, negros siempre, sin gustarle usar pantalones de otro tono, con zapatos del mismo tono a juego, y un cinturón de hebilla metálica que casi siempre es oculto por su chaleco.


PERSONALIDAD


Rael es un hombre de personalidad calculadora y meticulosa. Siendo un demonio como es, es experto en el arte del engaño y de la seducción. Es un hombre carismático, pícaro, malicioso y atrevido cuando lo desea. Sus acciones siempre vienen con un motivo detrás, siempre buscando una ganancia en las cosas que hace, ya sea a corto o largo plazo. Es alguien que rara vez comete errores, siempre pensando las cosas al momento de decir o hacerlas, y arreglando al momento cualquier problema o inconveniente que sea creado y que pudiera afectar sus propósitos.

Es difícil sorprender a este demonio, de emociones controladas y ensayadas. Muy complicado que alguien logre sacarlo de sus casillas, mas no imposible. Sus expresiones faciales ensayadas hasta volverse una perfecta mascara que le ayuda a engatusar a la gente, hacerla creer lo que él crea o que concuerde con sus ideales. Es un hombre de gran lógica, meticuloso  y locuaz, con una mente privilegiada puede pensar de manera fría para obtener los mejores resultados, al igual que es poseedor de una gran sensatez nacida de sus años de vida, de su experiencia.

Como buen demonio, es indiferente ante las emociones ajenas, no siente compasión, empatía o piedad. Puede ver morir a un hombre inocente o asesinar él mismo a algún pobre infante si con eso gana algo. Pero igualmente, detesta desperdiciar su tiempo o energías. Si algo no le trae beneficios de ningún tipo, al menos desde su perspectiva, evita hacerlo. Igualmente, odia que las cosas no salgan como planea o quiere, logrando perder el control, mostrándose como poseedor de un temperamento fuerte y agresivo, con formas de hablar mordaz y hasta groseras cuando acaban con su paciencia.


HISTORIA



¿Qué hay después de la muerte? Es una pregunta tan común entre la gente que se ha impuesto como una de las cuestiones más básicas y trascendentales de la humanidad. Considerada como imposible de responder por la gente normal, incapaz de ser solucionada para la gente en el mundo “real”. Una pregunta que jamás lograría ser contestada… O al menos eso solo en la mente de la gente que vivía su vida felizmente ignorante de la realidad del mundo actual.

La historia de Rael se remonta a una guerra pasada, una de las más grandes conocidas por la humanidad, una en donde solo unas cuantas decenas de nombre son recordadas de entre los cientos de miles sacrificados para ser realizadas. El nombre de Rael olvidado entre los anaqueles de la historia, sin ser recordada por nadie, ni por sus compañeros cuyas vidas fueron arrebatas por capricho del destino, ni por sus familiares que con un par de generaciones olvidaron su apariencia o historia, solo siendo un lejano pariente que fue finalmente sepultado entre el polvo del pasado que se crea con el paso de las décadas.

Rael nunca busco ser conocido, jamás quiso fama, fortuna, al menos no más que cualquier persona normal de cualquier ciudad común. El solo busco ser un hombre bueno, que viviera de manera tranquila y honrada luego de que la guerra se calmara, cuando el fuego no invadiera los campos de las ciudades, cuando la muerte no fuera una compañera en las comidas, y el miedo el regidor de las vidas de los poblados cuya seguridad estaba comprometida. En vida, aquel hombre trabajo duro en un mundo en continuo desarrollo, dedicando su vida a un trabajo honrado, a su familia que le había educado con todos los valores que fueron capaces de darle, a su pareja que en un día de primavera estando sentados en un parque que rodeaba sus presencias con flores de todos colores y regalaba a sus rostros brisas suaves de aire fresco, le dio el sí a una proposición acompañada de un anillo, creando así la promesa de una vida juntos donde dejaban su felicidad uno al lado del otro.

A pesar de eso, de todos sus deseos, de sus intenciones y de sus sueños, la guerra nunca perdonaba a nadie, ya fuera en menor o mayor medida. Fue su deber como ciudadano, haciendo cumplir el honor de su apellido, el acudir a las filas del ejército que su país armaba, con el único propósito de aumentar sus oportunidades de ser los victoriosos de aquel conflicto que había nacido por motivos totalmente ajenos a la vida de Rael. Pero la necesidad de muchos superaban a la de unos pocos, la autoridad requería que el prestara su fuerza, que ofreciera su vida para ser usada por su país, de la forma en que mejor le convenciera, para obtener los resultados que deseaba. Y así fue. Así el hombre que solo quería amar a su mujer, que solo quería hacerse sentir orgulloso a su familia, que quería vivir con la frente en algo hasta llegar a viejo, viendo a sus hijos y a sus nietos mientras reposaba tranquilamente en alguna silla o sillón, fue a la guerra, con toda la intención de volver a su ciudad, de volver a besar a su mujer, de abrazarla y hacerle el amor hasta que su descendencia fuera asegurada. Una intención que jamás se cumplió, un deseo que la guerra aplasto.

Fue adiestrado, le enseñaron a usar armas, a seguir ordenes, le castigaron cuando se equivocaba o dudaba, le hicieron pensar como uno más entre los números que eran dirigidos por una sola mente, por su capitán, a hacerse un arma que pudiera ser manejada en esa guerra, ya fuera para defender o atacar. Sufrió días de hambruna, de enfermedad, fue rodeado por el olor a pólvora, herido por los duros ambientes a los cuales era expuesto, o incluso herido por el enemigo cuando le toco poner su vida en la línea delantera, entregándose a un infierno de balas o fuego, de caos y muerte.

No fue que su vida dio su primer vuelco si no cuando fue capturado finalmente, su pelotón habiendo perdido la batalla. ¿Fue en ese momento en que su vida, su destino, se arruino por completo? No, no fue ahí, pero aquel fue el gatillo que llevo a su corrupción. Capturado como estaba, fue retenido en contra de su voluntad en las peores condiciones posibles, condiciones inhumanas que causaron la muerte de más de uno de sus compañeros. No fueron pocos los días en los que despertaba para notar el recién fallecido cuerpo del que dormía a su lado, el mismo fue obligado en más de una ocasión a llevar los inertes cuerpos hacia una fosa común, donde eran tirados en montones de carne en proceso de putrefacción, siendo devorados por las aves de carroña o por los gusanos que se deleitaban con el festín. Su captura no tenía un propósito verdadero, ni un objetivo, más que el de servir como un número más, en la lista de prisioneros con los que contaba el bando rival, para ser cambiados a cambio de alguna ganancia a la cual sacar provecho. Lo único que le permitió permanecer vivo, fue la casualidad, el destino, el capricho de aquel dios todo poderoso que le permitió tener la comida suficiente para no morir, el agua necesaria para no deshidratarse y fallecer, un cuerpo que resistió hasta que finalmente la enfermedad lo invadió.

Él no era el héroe de ninguna historia, no era un hombre poderoso, tampoco importante, ni siquiera con suerte. Rael era un hombre más, uno de los de montón que servía como relleno de fondo en las escenas dela vida de los actores principales. Por ello mismo, la vida no hacía nada por él, le mando a una guerra que termino en su captura, y en aquel insalubre lugar donde fue prisionero, el destino volvió a desatenderse de él, dejando que su brazo terminara gangrenado, cediendo finalmente a las infecciones que eran como el aire en aquel lugar abandonado por la misericordia de dios. La fiebre le invadió, el dolor lo cubrió, su vida fue poco a poco drenada mientras notaba su fuerza de voluntad deteriorarse, ser lentamente mermada, sus horas volviéndose minutos, acercándose al final.

Aun así, la vida puede ser benevolente, al menos en apariencia. Antes de que Rael fuera un cadáver más en la fosa común de aquel lugar, fuerzas del ejército llegaron hasta aquel lugar, una batalla rápida y con resultados letales fue hecha, terminando en la muerte de todos los captores de ese lugar. Los prisioneros fueron liberados, otorgándoles la oportunidad de volver a vivir, de salir de aquella prisión. Los que eran capaces, se fueron con los soldados, con el objetivo de ser regresado a sus hogares, los que no, fueron llevados a los hospitales más cercanos, a ser atendidos, con el objetivo de salvar tantas vidas como fueran posibles, aunque sin la esperanza real de ver a esos desafortunados hombres levantarse una vez más. Rael fue uno de los últimos.

Estando en aquel hospital se debatió entre la vida y la muerte, varias veces. Su conciencia vino y fe en variadas ocasiones, incapaz de residir en aquel cuerpo tan mermado por la desnutrición y la enfermedad. Su brazo termino por ser amputado como única medida posible para salvar el resto de su cuerpo, acabando en su hospitalización en estado crítico, el cual duro durante días. No fue menos que un milagro que aquel hombre acabara por salir de aquella orilla al más allá, regresando a la tierra de los vivos. Aunque debilitado y sin brazo, ese hombre había despertado para sorpresa de todos, aquella persona destinada a morir se había sobrepuesto. Rael vivía.

Fueron un par de meses lo que les costó recuperarse lo suficiente para no ser necesario alimentarle en la boca o ayudarlo a ir al baño. Cuando aquel hombre fue capaz de volver a pararse por sí mismo, de respirar sin que el dolor le cubriera entero, de volver a caminar y a hablar con seguridad, fue capaz de salir de salir de ese hospital, con el único propósito de regresar a su hogar, de volver a ver a su esposa, a sus padres. Ahora sin su brazo, era libre de las responsabilidades que el ejército traía para él, era libre de volver a su vida, de vivirla como él había soñado, ahora con una nueva apreciación por aquel estilo de vida tan cómodo y tranquilo. Pero como fue dicho antes, esos eran sueños que jamás se cumplieron, que nunca llegaron a hacerse realidad.

Fue cuando llego a su hogar, que se dio cuenta de que el destino solo se divertía con él, dándole todo para quitárselo, haciéndolo sufrir, torturándolo con el único propósito de deleitarse de su miseria. Cuando regreso a su hogar, solo vio las ruinas de lo que antes había sido su vida, ruinas que solo eran una consecuencia más de la guerra, un daño colateral cuyo impacto había sido tan pequeño para el país, que la noticia fue rápidamente olvidada y ni siquiera distribuida lo suficiente para que llegara a los oídos de Rael, quien durante el tiempo en que la tragedia le había arrebatado todo, se encontraba sencillamente recluido en manos del enemigo, entregado a su voluntad, sin saber durante su encierro que ya había perdido todo motivo para vivir.

¿Qué puede hacer un hombre al que se le ha arrebatado todo? Su familia se había ido, sus amigos y compañeros habían perecido, el mismo había tenido que llevar a alguno hasta su tumba, inclusive su amada, aquella que había sido su fuerza para lograr sobreponerse a cada pena, a cada tormento, estaba ahora enterrada, en una tumba de piedra lisa en la cual él se terminó por posar, cayendo de rodillas y llorando por su miseria, por la vida que le había sido arrancada de las manos, sin ningún motivo verdadero, sin ninguna ganancia para nadie.

Y fue ahí donde lo conoció.

Ahora, tiempo después, no podía evitar preguntarse si él le recordaba. ¿Lo haría? ¿Recordaría a aquel hombre que había conocido de rodillas frente a una tumba, siendo cubierto por la lluvia, cubierto de suciedad o fango, desprovisto de un brazo y de deseos de vivir? A pesar de aquella imagen tan poco común, dudaba que él lo recordara. Él había vivido durante años, décadas, milenios. Ni siquiera podía deducir cuando tiempo había vivido. Solo sabía que aquel ser le había ofrecido su mano, le había ayudado a ponerse de pie. Solo sabía que aquel hombre había sabido que decirle, que ofrecerle. Solo sabía que aquel ser, aquel que se había presentado como Mephisto, le había prometido felicidad, a lo que el accedió, sin siquiera dudarlo.

¿Qué era un alma? ¿Acaso era importante algo que no podías sentir, ver, o escuchar? Uno ni siquiera podía estar seguro de que fuera real, aun así, la humanidad le daba tanta importancia, haciendo fundamental. Aun así, para Rael poco había significado, al momento de aceptar dar su alma, su esencia inmortal, a cambio de poder ser feliz, a cambio de un año donde todo pudiera volver a tener su amada entre sus brazos, donde un pequeño fragmento de su vida hubiera sido revivido, para calmar todo aquel dolor que se había arraigado a su piel.

Aun así, un año era poco tiempo, su felicidad fue tan efímera como llenadora, aun después de que viera aquellos perros perseguirle, de sentir como lo atrapaban, como desgarraban su carne y quebraban sus huesos, no se arrepintió nunca de aquel trato, que le dio un pequeño fragmento de felicidad, antes de caer por aquel abismo donde fue sumergido en la más absoluta de las oscuridades.

Su alma fue arrastrada a un mundo oscuro, donde reinaba el dolor, el sufrimiento, el odio y el caos. Fue ahí donde su existencia fue consumida por completo, entre las llamas del infierno y las manos de los espectros. Aquellas manos, que eran la esencia de la misma oscuridad, se aferraron a  su piel, tiraron de ella, desgarraron su cuerpo, su carne, destrozando su esencia, arrastrando su conciencia hasta la más absoluta locura. Fueron aquellas manos que sumergieron su alma inmortal en la agonía más extrema, durante años, durante siglos. Finalmente su conciencia fue aniquilada, su voluntad quemada hasta sus mismos cimientos. Olvido su familia, el recuerdo de su esposa fue quemado hasta desaparecer, todo sentimiento que albergo en vida fueron reduciros a cenizas y polvo que finalmente se perdió en las profundidades del purgatorio.

Aquel buen hombre que solo quiso vivir una vida normal, desapareció finalmente, borrándose su existencia de la realidad. Toda su esencia fue consumida por las garras del inframundo y moldeada ante su corrupta voluntad. Su mente ya degenerada por la energía Lucifer fue resucitada, entregándolo de nuevo a la tierra de Adan y Eva, a mezclarse entre su gente, décadas después de haber desaparecido, de ser olvidado. Ya no quedaba nada de aquel hombre que alguna vez soñó con una vida normal, ya no había ni rastro de su honrada personalidad ni su fuerte voluntad. Todo eso había sido quebrado por la voluntad de dios, quien lo entrego a una guerra que le arrebato todo. Sus restos tomados por las manos de Lucifer, quien le rearmo hasta aquel ser que en esos momentos se erguía en aquella ciudad apodada como “la ciudad del pecado”.

Ahora, todo sueño había sido borrado de su mente, toda esperanza de su pasado olvidada por el mismo. Su día a día se había convertido solo en un festín de saciar su propia codicia y vanidad, de satisfacer sus deseos más egoístas. Ahora su vida consistía en ser libre de cualquier atadura, atraer a los ilusos con promesas de felicidad, solo para después tomar sus almas como habían hecho con él. Se había convertido en un vástago más del infierno, en un hijo de Lilith. Y disfrutaría todo lo que ello le concediera.

EXTRAS


-Es un excelente jugador de Poker
-Es accionista mayoritario de un casino pequeño de Las vegas
-Ha vivido en las vegas cerca de 10 años, por lo cual, conoce la ciudad bastante bien, además de haber logrado algunas conexiones.
-El fuego que él puede crear es color granate
-Gracias a sus años en Las Vegas y sus habilidades de apostador, ha logrado hacerse de una pequeña fortuna.
-Siempre dice que la marca en su cuello es un tatuaje.
-Es fumador, siempre lleva una cajetilla consigo.
-Odia especialmente el olor a carne podrida.

IMAGEN


click aquí


PROVENIENCIA

Evans, Personaje Original/Nekokirara.


do not understimate the allure of darkness
even the purest hearts are drawn to it.
avatar
Rael Crocell

Mensajes : 23
Puntos : 31
Fecha de inscripción : 03/01/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Rael Crocell [Expediente]

Mensaje por Porodios el Lun Ene 04, 2016 12:01 am



Welcome!


Buena historia, lograste captar la esencia de un verdadero demonio. ¡Bienvenido, y no olvides los registros!
avatar
Porodios
Admin

Mensajes : 138
Puntos : 235
Fecha de inscripción : 02/03/2015

http://wayward-son.invision-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.