welcome
Ha estallado la Segunda Gran Guerra del Cielo, los ángeles fieles a los ideales divinos y al Arcángel Michael han entablado una lucha abierta con los caídos, bajo el mando de un misterioso serafín que volvió de la muerte, con el poder de una legión en sus manos, quien promulga a favor del libre albedrío para tomar sus propias decisiones, tal y como lo hacen los humanos. Los demonios toman cartas en el asunto, cerrando tratos con el bando de rebeldes con el fin de eliminar la supremacía del Cielo, y tener derecho a caminar sobre la tierra. New York ha sido escogido como Armageddon, y las visperas de la batalla final se leen en escaramuzas y luchas menores.
Mientras tanto, en New Orleans, los vampiros han logrado un poderío sin igual sobre la ciudad. Los rumores de que el Regente del Infierno ha tenido algo que ver corren en el plano sobrenatural, mientras los Blazers, los Cazadores descendientes del Rey Arturo Pendragon buscan darle un freno a sus actividades.
Es una verdadera pena que los Templarios, la primera raza de Cazadores, jamás hayan llegado a un acuerdo con sus colegas. A pesar de que no ha habido declaración de guerra entre ellos, la aparición de una nueva reliquia divina, contenedora de poderes sin igual, tienta a ambos bandos. Sin embargo, los Templarios tienen las manos llenas tratando de domar a las implacables manadas de licantropos en San Francisco, cuyo nuevo líder parece ser un fanático de las batallas.
No hay tiempo ni recursos para vigilar a los ingeniosos brujos que aparecen de vez en cuando en los casinos de Las Vegas, haciendo uso de sus facultades para llevarse dinero fácil. Esto no es más que una fachada, por supuesto, ya que el Aquelarre de Lilith ha estado pactando con demonios mayores para invocar al Primer Demonio.
En el mundo de Wayward Son, los conflictos, batallas, traiciones y la guerra parecen haber inundado cada estado del país de las oportunidades. Los tiempos de paz han llegado a su fin, ¡elige tu bando sabiamente, y bañate de la gloria de la victoria, o perece en el olvido de la historia!
Foro de skin rpg temática ---
last topics
Últimos temas
» Divinity That Shapes Our Ends | Priv. Hope
Vie Dic 30, 2016 4:44 am por Hope Everdeen

» Crimson Chaos | Priv. Keira
Vie Dic 23, 2016 12:34 am por Jason "Ace" Herondale

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 6:45 pm por Invitado

» Afiliacion elite resistanceunison
Lun Abr 04, 2016 6:50 am por Invitado

» UnderWorldwar~[Afiliación Élite]
Lun Abr 04, 2016 1:58 am por Invitado

» AngieeRenders | Afiliación Élite
Sáb Abr 02, 2016 9:21 am por Invitado

» ● Bálderook University [Normal]
Jue Mar 31, 2016 11:52 am por Invitado

» Jodie Kendrik
Miér Mar 30, 2016 9:40 am por Jodie Kendrik

» -TRANSITUS EST OMNIS IMBER - [Seirian Yamamoto] (En Construcción)
Miér Mar 30, 2016 5:33 am por The Last Order

ALLIES

Élite 0/40
Monochrome School [RPG Yaoi]40 por 40Final Fantasy: La era de la Luz<Fairy Tail ChroniclesCrear foroCrear foroNoragami RolerFate/Corrupt Phantasm
Get Inspired!
THE TRINITY
Cameron Briel
MP
Hope Everdeen
MP
Chris O'Connor
MP
Wayward Son y su historia es una creación original del Staff, fuertemente influenciada por series y novelas de género sobrenatural, destacando la saga The Mortal Instruments de Cassandra Clare, y las series de televisión Supernatural de Erick Kripke, y The Vampire Diaries y The Originals de Julie Plec. Las imágenes utilizadas han sido tomadas de portales como Devianart, Zerochan, Pixiv y We❤It, y pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos a Rose de Glintz por el elegante trabajo de su skin y su asistencia, a Veeneli por sus códigos y tablillas tan atractivas, así como a Mizuki por su bello tablón de anuncios.
credits

HIJOS DE LILITH

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HIJOS DE LILITH

Mensaje por Porodios el Miér Mar 11, 2015 9:12 am

DEMONIOS Y BRUJOS
LA ESTIRPE DE LOS MALDITOS

Eva fue la segunda esposa de Adán, hecha a partir de su costilla para que le fuese obediente, a él y a Dios. Sin embargo, antes de ella, existió Lilith.
Ella fue la primera mujer creada, con motivo de ser la compañera del hombre en los jardines del Edén. Sin embargo, Lilith pronto se aburrió de Adán, y lo consideró débil y vulgar. De nada ayudó que se enterase de la existencia de los ángeles, seres perfectos, hermosos y poseedores de un abrumador poder.
Dejó de acatar las ordenes dadas por tanto Adán como Dios, por lo que el Creador, furioso, la expulsó del paraíso. Adhirió a su castigo una maldición, que pesaría sobre ella, volviéndola incapaz de dar a luz hijos. Lilith se sintió perdida y desdichada, sin saber como sobreviviría su miserable eternidad.
Sin embargo, alguien más bajo de las alturas a hacerle compañía. Con resplandecientes alas doradas que parecían multiplicar la luz del sol, y con una presencia tan abrumadora que no podría ser descrita en palabras. Aquel era Sammael, el ángel de la muerte, quien tras la desaparición de Dios había decidido abandonar sus deberes y perseguir a la mujer que había osado desobedecer a su padre, sorprendido y cautivado por su valentía. Lilith seducida por su encanto y su inteligencia, y encantada de escuchar que Adán y su nueva esposa habían sido expulsados del Edén.
Ella se enamoró de Sammael, dispuesta a hacer cualquier cosa para ganar su aprobación y amor. Por ese motivo, no dudó cuando este le pidió que se despojase de su humanidad. A pesar de que él dolor era el equivalente a morir cien veces, ella lo hizo. Y así fue como se convirtió en el primer demonio.
Lilith, el Demonio Original, perdió la capacidad de sentir amor, misericordia o empatía; y rápidamente aprendió que destruir la creación del Señor, y los actos de crueldad pura le causaban una inmensa diversión. Como guiada por un instinto natural, dejó correr su sangre sobre el suelo. Estas tierras quedaron infértiles, y todo lo que había sobre ella murió. Sin embargo, horribles y monstruosas criaturas surgieron de ella, como muertos levantándose de sus tumbas; los demonios que ella llamaría sus hijos.
Fueron tantos que cubrieron por completo el horizonte, destruyendo todo a su paso, incendiando campos y devorando a los humanos que tuvieron el infortunio de cruzarse en su camino. Los arcángeles, alertados de la existencia de esta estirpe maldita, dejaron caer toda su ira sobre los hijos de Lilith. Estos se aliaron a Lucifer y su hueste de ángeles rebeldes. Y a pesar de que la sangre se derramó de ambos bandos, al final de la semana, el Cielo triunfó.
Encerraron a Lucifer en lo más profundo del infierno, en una dimensión inalcanzable donde hasta los arcángeles quedaban impotentes. Y luego, procedieron a crear celdas para sus seguidores, aquellos ángeles que habían osado alzar sus armas en contra de Dios. El tiempo que pasaron en esa tierra de tormento y oscuridad los corrompió, y con el pasar de los milenios, olvidaron que alguna vez habían sido seres celestiales. Se hicieron llamar a ellos mismos Demonios Mayores, y proclamaron dominio sobre los nacidos de la sangre de Lilith, por mucho más débiles que ellos.
Para evitar que el infierno abriese sus puertas a la Tierra, los arcángeles crearon salvaguardas terrenales; las cuales mantendrían a los demonios aprisionados en su dimensión. Sin embargo, hubo un cabo suelto, una nueva especie contra la que no podían hacer nada; pues eran en parte humanos.
Mediante engaños, violaciones, o coacción, y en contados casos por consentimiento mutuo; los demonios procrearon con mujeres humanas. Y estas, al ser las herederas de la Tierra y estar libres de la maldición de Lilith, dieron a luz a los mestizos de la estirpe maldita.
Los llamados brujos, denominados hijos de Lilith, eran inmunes al paso del tiempo, pero mortales a las armas del hombre. En sus manos poseían el poder oscuro de los demonios, que les brindaba la capacidad de controlar los elementos de la naturaleza y realizar actos inverosímiles, ya que las leyes que regían al hombre no restringían sus posibilidades.  
Con el pasar del tiempo, Sammael y Lilith encontraron la forma de manifestarse temporalmente en el plano terrenal. Y con la ayuda de los diez brujos más poderosos de todos los tiempos, los fundadores del Aquelarre de Lilith, destruyeron la mayoría de las salvaguardas; justo antes de que Mikael bajase en persona a devolverlos al infierno, y asesinar a todos los brujos oscuros, a excepción de uno.  
Pero el daño ya estaba hecho. Las restantes salvaguardas podrían mantener a los Demonios Mayores fuera, pero eso no impidió que los más débiles de la especie pudiesen cruzar sin problemas. Estos comenzaron a tentar a los seres humanos, pidiéndole sus almas a cambio de recompensas mundanas; como dinero, fama o talento. Estos poco sabían que al momento de morir, serían enviados al infierno, donde torturas inimaginables purgarían poco a poco todo rastro de humanidad en ellos. El resultado final, sería su conversión total a un demonio.
Los brujos también sufrirían este horrible destino al perder la vida, y por eso muchos buscaron evitar a la parca por todos los medios posibles. La formación de más aquelarres pronto se volvió una práctica común, dónde unían sus fuerzas en rituales que hablaban de sangre y destrucción.
Para los mestizos de la estirpe maldita, el conocimiento era poder. Muchas veces, los brujos perdían su vida al tratar de alcanzar más poder. Recitar mal un cántico, no disponer del ingrediente corriente, o apelar al demonio equivocado; significaba una horrorosa muerte y una tortuosa eternidad en el infierno. Por este motivo, los más inteligentes crearon gruesos libros llamados grimoires, dónde se dictaban los pasos exactos que debían llevarse a cabo para lograr poderosos hechizos. Los grimoires pronto se convirtieron en el tesoro de los brujos, y fueron repetidas las veces que se robó o mató a sus dueños con el fin de poner sus manos sobre ellos.
Los aquelarres pronto se hicieron con suficientes conocimientos para mantener conversaciones con Demonios Mayores, y recibir sus instrucciones. Los infernales se apresuraron a comprar la lealtad de estos grupos, designándolos como sus representantes en la Tierra. Así fue como se crearon los más poderosos aquelarres, tales como el de Abaddon, el de Tiamat, o el de Azazel.
También existieron quienes rechazaron sus raíces demoníacas, y trataron de usar su poder para el bien (el suyo propio, muchas veces), negociando a cambio de favores y dinero el préstamo de sus habilidades. Pero jamás rindiéndose a pedir ayuda a demonios, y manteniéndose tan alejados de ellos como pudieron. Se autodenominaron brujos naturales, o brujos blancos, quienes sólo recurrían a la fuerza que la tierra y la naturaleza les brindaban.
Con el surgimiento de las razas de Cazadores, muchos vieron en ellos una fuente de seguridad, influencia y dinero; y se apresuraron a entramar alianzas. Otros tantos hicieron lo mismo, pero con los Hijos de la Luna o los Hijos de la Noche. También estuvieron aquellos que aprovecharon sus habilidades para ganarse pequeñas fortunas, y vivir comodamente una vida mundana. No fue de extrañar que los casinos de Las Vegas se viesen plagados de brujos en busca de dinero fácil, habitaciones de lujo, y fiestas que no terminasen nunca.
Sin embargo, esta ciudad también vio pronto la llegada de hechiceros con cientos, sino miles de años de existencia. Cuidadosamente discretos e iluminados por llamas de fuego infernal en el medio de la noche, reunieron decenas de grimoires, y trazaron sobre la tierra del desierto símbolos que hablaban de liberación y romper cadenas, de regreso y ascenso.
Y en el centro de ese lenguaje maldito, se encontraba la marca de Lilith.


avatar
Porodios
Admin

Mensajes : 138
Puntos : 235
Fecha de inscripción : 02/03/2015

http://wayward-son.invision-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.