welcome
Ha estallado la Segunda Gran Guerra del Cielo, los ángeles fieles a los ideales divinos y al Arcángel Michael han entablado una lucha abierta con los caídos, bajo el mando de un misterioso serafín que volvió de la muerte, con el poder de una legión en sus manos, quien promulga a favor del libre albedrío para tomar sus propias decisiones, tal y como lo hacen los humanos. Los demonios toman cartas en el asunto, cerrando tratos con el bando de rebeldes con el fin de eliminar la supremacía del Cielo, y tener derecho a caminar sobre la tierra. New York ha sido escogido como Armageddon, y las visperas de la batalla final se leen en escaramuzas y luchas menores.
Mientras tanto, en New Orleans, los vampiros han logrado un poderío sin igual sobre la ciudad. Los rumores de que el Regente del Infierno ha tenido algo que ver corren en el plano sobrenatural, mientras los Blazers, los Cazadores descendientes del Rey Arturo Pendragon buscan darle un freno a sus actividades.
Es una verdadera pena que los Templarios, la primera raza de Cazadores, jamás hayan llegado a un acuerdo con sus colegas. A pesar de que no ha habido declaración de guerra entre ellos, la aparición de una nueva reliquia divina, contenedora de poderes sin igual, tienta a ambos bandos. Sin embargo, los Templarios tienen las manos llenas tratando de domar a las implacables manadas de licantropos en San Francisco, cuyo nuevo líder parece ser un fanático de las batallas.
No hay tiempo ni recursos para vigilar a los ingeniosos brujos que aparecen de vez en cuando en los casinos de Las Vegas, haciendo uso de sus facultades para llevarse dinero fácil. Esto no es más que una fachada, por supuesto, ya que el Aquelarre de Lilith ha estado pactando con demonios mayores para invocar al Primer Demonio.
En el mundo de Wayward Son, los conflictos, batallas, traiciones y la guerra parecen haber inundado cada estado del país de las oportunidades. Los tiempos de paz han llegado a su fin, ¡elige tu bando sabiamente, y bañate de la gloria de la victoria, o perece en el olvido de la historia!
Foro de skin rpg temática ---
last topics
Últimos temas
» Divinity That Shapes Our Ends | Priv. Hope
Vie Dic 30, 2016 4:44 am por Hope Everdeen

» Crimson Chaos | Priv. Keira
Vie Dic 23, 2016 12:34 am por Jason "Ace" Herondale

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 6:45 pm por Invitado

» Afiliacion elite resistanceunison
Lun Abr 04, 2016 6:50 am por Invitado

» UnderWorldwar~[Afiliación Élite]
Lun Abr 04, 2016 1:58 am por Invitado

» AngieeRenders | Afiliación Élite
Sáb Abr 02, 2016 9:21 am por Invitado

» ● Bálderook University [Normal]
Jue Mar 31, 2016 11:52 am por Invitado

» Jodie Kendrik
Miér Mar 30, 2016 9:40 am por Jodie Kendrik

» -TRANSITUS EST OMNIS IMBER - [Seirian Yamamoto] (En Construcción)
Miér Mar 30, 2016 5:33 am por The Last Order

ALLIES

Élite 0/40
Monochrome School [RPG Yaoi]40 por 40Final Fantasy: La era de la Luz<Fairy Tail ChroniclesCrear foroCrear foroNoragami RolerFate/Corrupt Phantasm
Get Inspired!
THE TRINITY
Cameron Briel
MP
Hope Everdeen
MP
Chris O'Connor
MP
Wayward Son y su historia es una creación original del Staff, fuertemente influenciada por series y novelas de género sobrenatural, destacando la saga The Mortal Instruments de Cassandra Clare, y las series de televisión Supernatural de Erick Kripke, y The Vampire Diaries y The Originals de Julie Plec. Las imágenes utilizadas han sido tomadas de portales como Devianart, Zerochan, Pixiv y We❤It, y pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos a Rose de Glintz por el elegante trabajo de su skin y su asistencia, a Veeneli por sus códigos y tablillas tan atractivas, así como a Mizuki por su bello tablón de anuncios.
credits

—FIDELITAS USQUE AD TERMINUM

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—FIDELITAS USQUE AD TERMINUM

Mensaje por Kol E. Graymark el Jue Dic 03, 2015 10:46 pm



Fidelitas usque ad terminum




• Kol Elijah Graymark
• 21 años
• Especializado en demonios.
• Masculino.
• Heterosexual.
• Británico

DESCRIPCIÓN FÍSICA

"Siempre tan bien vestido y pulcro. Cualquiera diría que mi hermano no es más que un metrosexual en negación."

Kol es un hombre apuesto, alto y delgado, con un cuerpo muscular que no llega a la exageración. Tiene el cabello largo, rebelde y rubio, en la parte trasera le llega hasta la altura de la nuca, mientras que al frente tiene un flequillo que puede llegar a taparle los ojos, muchos dirían que es molesto para el combate, pero él lo prefiere así. Tiene ojos grandes y pardos, de un tinte miel, siendo bastantes llamativos cuando se lo tiene al frente. Su rostro presenta rasgos angulares, pómulos altos, una mandíbula fuerte y una nariz algo pequeña y recta. Generalmente son todos rasgos muy presentes en la familia Graymark, los hombres de la familia son muy parecidos (a diferencia de su medio hermano Bran).
Su cuerpo es bastante proporcional y no presenta malformaciones. Sus piernas son largas y al igual que sus brazos, presentan una musculatura marcada.
Es alguien muy pulcro y limpio, a quien también le gusta vestir bien, es muy elegante. Su guardarropas está lleno de sacos de vestir, pantalones de vestir, camisas caras y corbatas. Nunca lo encontrarás vestido de otra manera, a no ser que se encuentre ejercitando y en su entrenamiento regular diario. En esas ocasiones, son las únicas en las cuales no vestirá uno de sus trajes hechos a la medida, sino que contará con una musculosa, zapatillas y un par de shorts. Además de esas raras oportunidades, nunca lo encontrarás vistiendo ropas casuales, para él vestirse bien es siempre importante, hasta cuando sale de cacería. Como el futuro Inquisidor, siente que está obligado a ser siempre el mejor ejemplo para todo.
Su cuerpo está lleno de cicatrices y marcas, que porta con gran orgullo, cada huella que una zarpa o un colmillo a dejado en su piel, representa una cacería exitosa. Además de eso, posee dos tatuajes, la Marca de Salomón en el dorso de su mano izquierda y  en el dorso de su mano derecha tiene la marca de "la Hermandad de los Cinco", aunque este "tatuaje" (por así decirlo) es una marca maldita que es heredara por el hijo mayor en la familia Graymark. Por cada demonio que mate el cazador, la marca se extiende cada vez más por su brazo derecho, el máximo que llega es hasta el pectoral izquierdo. La "marca del cazador" sólo puede ser vista por otro miembro de la hermandad de los cinco cuando no está terminada, pero puede ser vista si Kol quiere por aquellos que pueden ser potenciales miembros (gente que haya utilizado sangre demoníaca para cazar). Sólo la marca será vista por las demás personas, cuando esta esté completada. Actualmente, Kol la lleva desde el dorso de su mano derecha hasta el codo del mismo brazo.


PERSONALIDAD

En sus años tempranos Kol era una persona bastante atractiva, positiva, peculiar y optimista. Siempre veía lo bueno en las personas y trataba de ser amigo de todo al que conocía. Sus padres se encargaron de inculcarle un código de honor y moral, el cual estuvo con él desde siempre. Valora cualidades como la compasión, honor y virtud, lo que lo hace alguien que siempre cuenta con ellas. Con el paso del tiempo, aprendió a cuidar de su familia, en especial su hermana Sansa y su medio hermano Bran, de manera que por su propia naturaleza es alguien responsable. Kol ha desarrollado un espíritu libre, una personalidad madura y una gran independencia con respecto a las demás personas. Siempre es regido por su gran moral y sentido de lo correcto, tratando de ser el mejor ejemplo de como debe ser un cazador de el Temple, leal a las reglas y a sus hermanos en armas.
Muchas veces, Kol es descrito cómo impredecible, sobre-protector y terco, pero también como bondadoso, inteligente, desinteresado, empatico, compasivo y amistoso. Es extremadamente leal y por naturaleza es alguien que se rige por amor. Pero a pesar de esto, puede ser una persona ingenua y muy manipulable, algo que puede jugarle muy en contra. El fuertemente cree en la confianza, la honestidad y la lealtad, y siempre que él da su palabra la mantiene hasta el final, como él dice "soy un hombre de palabra". El sólo rompe con sus acuerdos, cuando se da cuenta que ha sido engañado.
Es conocido por siempre expresar su opinión, sin algún tipo de filtro, y tener un fiero temperamento, algo que es muy común en la casa Graymark. Kol muy pocas veces tiene tolerancia por quienes rompen su palabra con él, sobre todo en su trabajo como "cazador de cazadores", varias veces a los cazadores que han sido infieles a las reglas del Temple les da la oportunidad de dar la cara por si mismos, de manera que tendrían un perdón algo indulgente. Pero cuando rompen el trato que él les ofrece, se sabe que sus métodos han llegado a ser algo extremos, como quitar la vida de dicho cazador. Tampoco tiene tolerancia para aquellos que le falten el respeto, él ha llegado a demostrar que puede tomar grandes medidas para hacer sufrir al que no le muestre el respeto que merece.
Kol es una persona muy experta y engañosa en muchos sentidos. Esto abarca con el conocimiento de como luchar, empuñar un arma y defenderse a si mismo. Respeta mucho a las personas valientes y que están dispuestas a ponerse en peligro con tal de defender a sus personas amadas, ya que eso es algo que el ha hecho en varias ocasiones por su familia y amigos.
Es una persona endurecida emocionalmente, teniendo dificultad en manejar y aceptar ciertas emociones, por ejemplo la tristeza la transforma en enojo y deseos de venganza. También puede ser visto que se siente incomodo y tiene dificultad en aceptar sentimientos de índole romántica. Nunca aceptaría estar enamorado, es por eso que sus relaciones con las mujeres en ese rubro tienen un punto muerto que no sobre pasa lo carnal. Tiene entendido que el amor puede nublar el juicio de un cazador.
Es alguien muy indulgente, por sus morales, pero siempre que una persona querida por él es puesta en peligro de muerte, es forzado en cometer actos inmorales, cosa que odia mucho en primer lugar, ya que tiene un gran sentido del honor.
Kol algunas veces puede ser un hipócrita y un sabelo todo, en ocasiones que toma la decisión incorrecta y esto no se le demuestra, pero eso no significa que no sepa pedir perdón luego de un error cometido, aceptarlo y hacerse cargo de él. De cualquier manera, Kol es una persona cuyo corazón está definitivamente en el lugar correcto.


HISTORIA


El gruñido de los lobos se escuchaban a sus espaldas, estaban muy próximos a él. Corría lo más rápido que podía, sorteando los árboles que se aparecían frente a él. Fue entonces cuando sacó su revolver y giró la cabeza para apuntar a una de las bestias, si no podía huir de ellas, las mataría. Disparó y pudo escuchar el llanto de uno de los lobos y como los gruñidos se apagaban conforme avanzaba. Se detuvo y pudo escuchar como de su garganta se escapaba un silbido, estaba completamente exhausto. Caminó hasta un árbol próximo y descansó la espalda sobre el tronco de este, comenzando a sentir como su pulso y respiración se normalizaba. Pero la tranquilidad no duró mucho, escuchó el crujir de una rama, aunque no podía distinguir nada dentro de su campo visual, estaban demasiado lejos del pueblo y no había ni un centímetro cubierto de luz, era todo oscuridad espesa y lóbrega. Un gruñido canino comenzó a elevarse desde aquella oscuridad y como si se trataran de velas prendidas de la nada misma, pudo ver dos pares de ojos que le miraban atentamente, unos a una altura humana de color miel y  los otros que le llegaban hasta la mitad, tan rojos como la sangre. El miedo le inundó, pero antes de poder gritar, la bestia que tenía al frente se abalanzo sobre él, mordió su garganta y recién ahí pudo emitir sonido alguno, chilló con un terror que nunca había sentido en su vida... Su vida como cazador de demonios.
Al recobrar la consciencia, todo estaba borroso y sentía un agudo dolor en la cabeza. Cuando la realidad comenzó a tomar forma a su alrededor, pudo notar que se encontraba en lo que parecía un cuarto de hotel. Trató de llevar su diestra a su nuca, pero no pudo. Miró hacia su mano y cayó en cuenta de que se encontraba esposada a la pata de la cama donde estaba recostado, trató de zafar las esposas, pero sabía que eso quedaría en el intento.
"Por favor, para con el alboroto. Aunque te liberases, lo único que lograrías sería que te noquee de nuevo y no queremos eso", dijo una voz que se encontraba al otro lado de la habitación, miró en dirección adonde venía y pudo verlo. Pantalones de vestir, zapatos lustrados, un traje colgado en el respaldo de la silla próxima a él y cabellos rubios. Allí se encontraba Kol Graymark, leyendo un libro mientra y bebiendo una taza de té. Ese era el hombre que lo había atrapado y lo entregaría de nuevo a el Temple para que lo juzguen, el futuro inquisidor del Círculo. Como dicen todos "Si los Graymark mandan alguien a buscarte, vivirás corriendo, vivirás escondido y vivirás con miedo. Después de todo, no hay nada más macabro que un Cazador de Cazadores".

Los Graymark, la casa más misteriosa y oscura de las que componen al Circulo. Se rumorea que en sus venas no corre sangre humana, sino de lobo. Son los Cazadores de Cazadores por excelencia y se podrían considerar el cuerpo policial dentro del Temple, cada cazador insurrecto como resultado de sus acciones terminará siendo cazado por un Graymark, sin importar quien sea, sin importar cuanto tiempo tome, sin importar que haya que hacer para que así fuera. Su historia no es clara ni siquiera para los miembros de la casa, solo se sabe que previa a la existencia del Temple, los Graymark servían a la casa Medici en Florencia, siendo los guardias personales de Lorenzo. Tampoco se sabe porque los lobos les son leales, pero parece algo típico de la familia que cada miembro tenga un compañero animal que les ayude en su misión de purgar al mundo de demonios. Se dice que son descendientes directos de Romulo, el primer rey romano, quien junto a su hermano habían sido amamantados y criados por una loba. Pero nada es seguro en cuanto a esta familia, no se sabe cuando comienzan los hechos reales y cuando comienzan las leyendas. Las cosas empiezan a parecer normales luego de que la familia se uniera a el Temple, es sabido que demostraron ser depredadores tanto para demonios como para cazadores, siendo genios a la hora de investigar, atar cabos, rastrear y oprimir a sus objetivos. Esto fue demostrado en 1975, cuando Mayrsee Graymark fue electa líder de el Temple, debido a un levantamiento cuando se creyó que el Círculo estaba almacenando la fortuna de la Iglesia para ellos mismos, los Graymark se encargaron de suprimir a los sublevados en un tiempo sorprendentemente corto. En 1990, cuando el periodo de Marysee como líder había terminado, asumió el puesto Samuel Herondale quien estableció la figura del Inquisidor, quien sería conocido por todos y cada uno de los miembros de el Temple como la ley hecha carne. El Inquisidor es quien se encargaría de juzgar a los cazadores que faltaran a las reglas de el Temple y dictara el castigo que se crea apropiado para dicho cazador, su palabra es la última y no es discutible. Alguien temido por todos y quien asegura que nunca habrá otra revolución, ese puesto es exclusivo para la casa Graymark.
Como se dijo antes, los Graymark son portadores de secretos oscuros, debe ser por eso que son la familia con menos gente a su favor. Pero su secreto más oscuro es el más reciente, en 1993 nació el primogénito de Eddard Graymark, hijo de Regulus Graymark (el actual inquisidor). El nacimiento de Kol Elijah Graymark, fue especial y el más esperado por parte de la familia. Aquél niño sería el tercer portador de la marca del cazador, sólo que a diferencia de su padre y abuelo, él nacería con ella y es quien la terminaría. A diferencia de un nacimiento normal, Kol no nació del amor de sus padres, nació para completar la marca. Fue entrenado por cuatro grandes maestros cazadores a lo largo de su vida, Henry y John Herondale junto con Regulus y Eddard Graymark, aprendiendo gran cantidad de información acerca de las dos casas, sus estilos de lucha, sus habilidades, sus armas. Solamente eran ellos cuatro los que conocían la existencia de dicha marca, por eso era necesario que el joven fuera tan experto como fuese posible, tuviera todas las habilidades que podría a mano y pudiera ser el mejor cazador de su generación, ya que como el portador de la marca tendría que eliminar enormes cantidades de demonios en orden de completarla. No sólo de forma física, sino también mentalmente, Kol fue adoctrinado en la gran mayoría de conocimientos de utilidad posibles. A medida que los meses pasaban, las exigencias de sus mentores aumentaban cada vez más, "La vida del cazador es la más sacrificada, pues conocemos lo que los demás humanos ignoran y el conocimiento otorga responsabilidad Elijah... Tal vez no lo entiendas ahora, pero si lo harás en el futuro y más que nadie, tú naciste para esto, por eso fuiste elegido para poseer la marca, hijo." Esas eran las palabras que su padre le repetía constantemente, esas palabras le parecían lo más digno a Kol y estaba dispuesto a dar sus años de infancia por ellas. A la corta edad de seis años, fue cuando su abuelo y su padre lo llevaron de cacería por primera vez, siendo algo sumamente prematuro y en contra de las leyes del Temple. Pero eso no importaba, la marca del cazador debía ser completada lo mas rápido posible. Esa fue la primera vez que vio a un demonio, el miedo le inundo y no podía mover un centímetro de su cuerpo. "Es la primera vez que ves a un demonio a los ojos, sé lo que se siente... Mírame, eres un Graymark, conoces las palabras." Dijo su padre viendo el miedo en los ojos de su hijo. "Fidelitas usque ad terminum." Respondió el niño y su padre asintió, para luego comenzar la persecución. Pero fue entonces cuando sintió un palpitar desde su mano, la marca comenzaba a sentirla de manera muy fuerte, parecía que guiaba su mano hacia la navaja que su padre le había entregado minutos antes. En cuanto tomó el arma, el miedo se transformó en odio, cada fibra de su cuerpo odiaba a aquél ser con una intensidad insoportable. Vio como su padre y su abuelo inmovilizaban a la criatura y comenzó a correr en esa dirección, exclamando un grito de odio que hizo que el demonio se estremeciera. Entonces salto sobre la bestia, sujetándose del cuello de esta y apuñalando el costado del mismo una y otra vez, totalmente cegado por el odio. "Muere, muere, muere... Muere... Muere... ¡MUERE!". Chilló con todas sus fuerzas, dando los últimos golpes al cadáver. Jadeaba con fuerza y se sentía cansado, no había contado las veces que había penetrado la carne de la bestia con la navaja. Se sentó en el suelo y se llevó la mano al rostro para quitarse los cabellos que tenía pegados a la frente por el sudor. Pero se detuvo, viendo lo rojo de su mano, quedó en shock, impresionado por tomar consciencia de la brutalidad que acababa de hacer. Miró sus manos durante un segundo, comenzando a hiperventilarse. Su padre le puso una mano el hombro y sonrió de lado, viendo a su hijo. "Lo hiciste bien."
La primera vez que mató a un demonio, lo dejó marcado. La segunda vez que lo hizo, sintió asco. La tercera, la disfrutó.
Cada vez que un mataba a un demonio, su ansiedad por sangre asesina aumentaba más y más, el niño dejó de serlo demasiado rápido. Eddard comenzaba a sentirse preocupado por eso, veía como Kol ignoraba a sus hermanos y se pasaba horas en su cuarto encerrado, sin saber que era lo que hacía. No quería que su hijo sólo sea una maquina asesina, no quería que el precio para completar la marca fuese la humanidad del niño. Fue entonces cuando Kol conoció a su primer amigo, al hijo de su mentor John, Jason Herondale. Sería mentira decir que los dos se cayeron bien al instante en que los presentaron, pero con un poco de esfuerzo por parte de sus padres, lograron que los chicos se llevaran bien. Al parecer aquello había resultado, el tener un amigo fuera de la familia con quien compartir otras experiencias había salvado la humanidad que quedaba en Kol.
Así fueron pasando los años, Kol había asistido a Jason en sus primeras cacerías como si fuera un miembro de la familia Herondale, se sentía como uno. También asistió a todas y cada una de las cacerías de sus hermanos, primero a la de Finn, luego a la de Sansa, el tercero fue Bran, el cuarto fue Robb. Todas exitosas bajo la tutela del hermano mayor de los Graymark, sin dudas se había vuelto un gran cazador y poco en tiempo había batido el récord de más asesinatos de demonios de su generación, sin contar las veces que cazó antes de tener la edad de hacerlo. Pero fue un día en que todo cambio para Kol, fue el día de la primera cacería del menor de los Graymark, Rodrik. En teoría sería algo fácil, entrarían al edificio donde se encontraba el demonio y Kol lo apresaría para que Rodrik le diera el último golpe. Las cosas no fueron como se había planeado, era todo una trampa. El lugar estaba infestado de demonios por todos lados y lograron separar a los dos hermanos en el fervor de la batalla, Kol podía escuchar como su hermano lo llamaba a gritos, pero los demonios no hacían más que bloquear su camino. En un ataque de furia impulsado por la marca, comenzó a asesinar a sangre fría a los demonios, uno por uno. Fue así como pudo ver a su hermano en el suelo, no se movía. Se apresuró para llegar hasta él y notó los ojos abiertos del pequeño, no respiraba y no había un gramo de vida en su mirada. Una lagrima solitaria brotó de los ojos del mayor.
"No... No puede ser..."
Fue lo único que dijo mientras acariciaba los cabellos de su hermano, sintiendo como cada parte de su alma se partía en pedazos. A poca distancia, escuchó una risa que inundó el ambiente. Comenzó a sentir como el odio le quemaba las entrañas, en ese momento cerró los ojos de su hermano y se colocó sus guantes, cerró sus ojos e inhaló para calmar un poco su pulso. Cuando los abrió los guantes se encendieron, liberando una llama anaranjada que iluminó medio rostro del cazador. Ese día, quemó el edificio hasta los cimientos y con él cada demonio que hubo dentro.



El ringtone del celular cortó con el silencio que se había creado en aquel cuarto de hotel. Kol buscó en su bolsillo derecho de su pantalón y sacó su móvil. "Está aquí conmigo, lo atrapé anoche". El cazador aún seguía esposado a la cama, viendo con fijeza los movimientos del joven Graymark, simplemente esperando a que le diera el golpe final.
"Ajá... Sí... Con que San Francisco".
Fue lo que dijo, luego miró en dirección al tipo que se encontraba apresado a la cama y asintió, algo que hizo que el otro tragara saliva. Cortó el teléfono y suspiró con pesadez, masajeandose un poco la frente, luego se levantó y caminó hasta el cazador.
"Tengo un trato que proponerte."
Dijo mientras sacaba la llave de las esposas y lo liberaba.
"Ahora mismo tengo que tomar un vuelo hacia América, así que no podré entregarte al Temple."
Al terminar de quitar las esposas, las enganchó en su cinto y removió algo de polvo que el otro tenía en el hombro.
"Te presentarás tú mismo frente al Círculo, en exactamente dos días."
Al decir eso se quitó el reloj y preparó la alarma del mismo en exactamente 48 horas, para luego colocarlo en la muñeca diestra del sujeto.
"Les dirás lo mucho que sientes tus faltas y rogarás por el perdón. Seguramente no sean tan despiadados contigo si ven que vuelves por voluntad propia."
Se incorporó y caminó hasta la mesa donde estaba su taza de té, dando la espalda a la puerta de salida.
"Anda vete, pero recuerda que sabes quien soy, recuerda que este es un trato entre caballeros de honor. Si decides hacer de las tuyas y no ir con  el Temple, lo sabré y te volveré a dar caza... Sólo que no seré tan piadoso como ahora."
Levantó la zurda y se examinó las uñas mientras hablaba, al tiempo que el otro se paraba camino a la puerta.
"Ah..."
Se detuvo antes de tocar al perilla y viró la cabeza hacia Kol.
"Ese rolex es mi favorito, si lo arruinas te mato."
Al escuchar eso, el tipo salió por la puerta y se escuchó como un ladrido lo ahuyentaba. Kol sonrió y caminó hasta el ventanal que mostraba la gran ciudad de Taipei, dio un silbido y un gran lobo negro con ojos rojos carmesí entró a la habitación.
"Mistgun... Parece que iremos a ver a Jason." Murmuró mientras, sin quitar los ojos de la ciudad, acariciaba al lobo que se había sentado a su lado.


EXTRAS

- El tatuaje en el dorso de su mano izquierda emula a un pentagrama rodeado de llamas, este posee propiedades defensivas que impiden que los demonios posean o usen sus encantos e ilusiones en él.
- Su lobo le sigue por todos lados y es considerado un miembro de el Temple, se llama Mistgun.
- Odia a los gatos, en especial a Presidente Miau.
- Suele llevar guantes de cuero en todo momento.
- Prácticamente es un genio en ingeniería, puede lograr recrear cualquier invento sin necesidad de planos y tiene basto conocimiento de los elementos de la tabla periódica. Algunos dicen que es la encarnación de Leonardo Da Vinci.
- Sus armas principales son sus guantes metálicos diseñados por el mismísimo Da Vinci, no se sabe muy bien como, pero estos guantes logran encenderse en llamas. Kol los recreó a partir de unos planos que encontró merodeando en la biblioteca de la casa Graymark, dice que utilizan propiedades naturales y se dispara una chispa en cuanto aprieta los puños con cierta fuerza. También utiliza una escopeta recortada como arma a distancia, debido a que el prefiere el combate cercano.


IMAGEN

No en código.
Código:
[url="tu link"][b]click aquí[b][/url]


PROVENIENCIA

Giotto Vongola, Katekyo Hitman Reborn!


do not understimate the allure of darkness
even the purest hearts are drawn to it.
avatar
Kol E. Graymark

Mensajes : 14
Puntos : 20
Fecha de inscripción : 29/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: —FIDELITAS USQUE AD TERMINUM

Mensaje por Porodios el Jue Dic 03, 2015 11:25 pm



Welcome!

Disfruta de tu estadía en el foro. ¡Rolea mucho y no olvides completar los registros!
avatar
Porodios
Admin

Mensajes : 138
Puntos : 235
Fecha de inscripción : 02/03/2015

http://wayward-son.invision-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.