welcome
Ha estallado la Segunda Gran Guerra del Cielo, los ángeles fieles a los ideales divinos y al Arcángel Michael han entablado una lucha abierta con los caídos, bajo el mando de un misterioso serafín que volvió de la muerte, con el poder de una legión en sus manos, quien promulga a favor del libre albedrío para tomar sus propias decisiones, tal y como lo hacen los humanos. Los demonios toman cartas en el asunto, cerrando tratos con el bando de rebeldes con el fin de eliminar la supremacía del Cielo, y tener derecho a caminar sobre la tierra. New York ha sido escogido como Armageddon, y las visperas de la batalla final se leen en escaramuzas y luchas menores.
Mientras tanto, en New Orleans, los vampiros han logrado un poderío sin igual sobre la ciudad. Los rumores de que el Regente del Infierno ha tenido algo que ver corren en el plano sobrenatural, mientras los Blazers, los Cazadores descendientes del Rey Arturo Pendragon buscan darle un freno a sus actividades.
Es una verdadera pena que los Templarios, la primera raza de Cazadores, jamás hayan llegado a un acuerdo con sus colegas. A pesar de que no ha habido declaración de guerra entre ellos, la aparición de una nueva reliquia divina, contenedora de poderes sin igual, tienta a ambos bandos. Sin embargo, los Templarios tienen las manos llenas tratando de domar a las implacables manadas de licantropos en San Francisco, cuyo nuevo líder parece ser un fanático de las batallas.
No hay tiempo ni recursos para vigilar a los ingeniosos brujos que aparecen de vez en cuando en los casinos de Las Vegas, haciendo uso de sus facultades para llevarse dinero fácil. Esto no es más que una fachada, por supuesto, ya que el Aquelarre de Lilith ha estado pactando con demonios mayores para invocar al Primer Demonio.
En el mundo de Wayward Son, los conflictos, batallas, traiciones y la guerra parecen haber inundado cada estado del país de las oportunidades. Los tiempos de paz han llegado a su fin, ¡elige tu bando sabiamente, y bañate de la gloria de la victoria, o perece en el olvido de la historia!
Foro de skin rpg temática ---
last topics
Últimos temas
» Divinity That Shapes Our Ends | Priv. Hope
Vie Dic 30, 2016 4:44 am por Hope Everdeen

» Crimson Chaos | Priv. Keira
Vie Dic 23, 2016 12:34 am por Jason "Ace" Herondale

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 6:45 pm por Invitado

» Afiliacion elite resistanceunison
Lun Abr 04, 2016 6:50 am por Invitado

» UnderWorldwar~[Afiliación Élite]
Lun Abr 04, 2016 1:58 am por Invitado

» AngieeRenders | Afiliación Élite
Sáb Abr 02, 2016 9:21 am por Invitado

» ● Bálderook University [Normal]
Jue Mar 31, 2016 11:52 am por Invitado

» Jodie Kendrik
Miér Mar 30, 2016 9:40 am por Jodie Kendrik

» -TRANSITUS EST OMNIS IMBER - [Seirian Yamamoto] (En Construcción)
Miér Mar 30, 2016 5:33 am por The Last Order

ALLIES

Élite 0/40
Monochrome School [RPG Yaoi]40 por 40Final Fantasy: La era de la Luz<Fairy Tail ChroniclesCrear foroCrear foroNoragami RolerFate/Corrupt Phantasm
Get Inspired!
THE TRINITY
Cameron Briel
MP
Hope Everdeen
MP
Chris O'Connor
MP
Wayward Son y su historia es una creación original del Staff, fuertemente influenciada por series y novelas de género sobrenatural, destacando la saga The Mortal Instruments de Cassandra Clare, y las series de televisión Supernatural de Erick Kripke, y The Vampire Diaries y The Originals de Julie Plec. Las imágenes utilizadas han sido tomadas de portales como Devianart, Zerochan, Pixiv y We❤It, y pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos a Rose de Glintz por el elegante trabajo de su skin y su asistencia, a Veeneli por sus códigos y tablillas tan atractivas, así como a Mizuki por su bello tablón de anuncios.
credits

HIJOS DE ADÁN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HIJOS DE ADÁN

Mensaje por Porodios el Vie Mar 06, 2015 3:07 am

LOS TEMPLARIOS Y LA ORDEN
LOS DESTRUCTORES DEL MAL

Nadie pensó que los humanos fuesen a convertirse en las criaturas más letales y peligrosas de la creación.
Pero un día, los demonios reclamaron más almas de la cuenta, e ignorando cuán feroz sería la ira de los hijos de Adán, desafiaron al hombre.
Ese día, los Templarios decidieron dar pelea. O mejor dicho, la Orden de los Pobres Caballeros Templarios. Decenas de hombres y mujeres que tras descubrir la verdad de este mundo, se dispusieron a tomar armas y dar su vida para librar a la humanidad de la inminente edad oscura que se avecinaba. Sin embargo, no fueron rivales para las hordas infernales, y fueron diezmados con el pasar de los años, con tan sólo unos cuantos supervivientes.
El líder templario Jonathan, desesperado, imploró a los Cielos por ayuda, y este respondió enviando un feroz y llameante ángel a su respuesta. Este, al escuchar las plegarias de quien lo había invocado y contemplar la honestidad con la que anhelaba un mundo libre de demonios; entregó al templario el Cáliz Celestial, el cual al ser sostenido por un guerrero humano con la fuerza y el valor suficiente para luchar contra el mal, se llenaría de una sustancia roja que brillaba igual que el oro. Sin haberla visto antes, Jonathan supo que contemplaba la sangre de un ángel.
Los templarios bebieron de esta sustancia, y se volvieron más fuertes y rápidos, además se adquirir la capacidad de detectar a los demonios sin importar tras cuantas ilusiones se escondiesen. Se convirtieron en la primera raza de cazadores de demonios.
Sin embargo, no fue la última. La amenaza demoníaca se había desplazado lejos del alcance templario, buscando zonas desprotegidas donde arrasar pueblos y devorar humanos. Fue así que en tierras inglesas, un ángel dejó caer a la tierra una brillante espada, que alguna vez había pertenecido al arcángel Gabriel.
Sólo podría ser separada de la roca por aquella persona elegida por los ángeles, el auténtico salvador del mundo.  Y aquel fue Arthur Pendragon, quién sin saberlo acababa de alzar la segunda arma celestial.
Fuese cual fuese el ser maligno que se enfrentase a Arthur, nunca podría vencerlo, pues el Cielo lo respaldaba. Este hombre se convirtió en rey, y eligió a once caballeros para que lo siguiesen en su cruzada contra el infierno. Así fue como la nació la Orden de los Caballeros del Rey Arturo y la Mesa Redonda, donde todos eran iguales y respondían a su designio divino.
Aquellos caballeros que hubiesen demostrado su lealtad a la Orden, podían elegir ser sometidos al juicio de la Espada Celestial. Al sujetarla en sus manos, la misma los obligaría a decir la verdad. Los Doce Grandes, y sus sucesores, decidirían si el Caballero era digno de recibir el favor del Cielo.
Durante los siglos por venir, tanto los Templarios como los Caballeros se expandieron, trazando bastas redes de comunicaciones y forjando alianzas con los países de todo el mundo. La aparición de nuevas bestias, licántropos y vampiros, forzó a ambos bandos a forjar una alianza y unir fuerzas.
Sin embargo, bajo eventos oscuros, aquello terminó en una declaración de guerra entre los mismos cazadores. Algunos cuentan que los caballeros se volvieron codiciosos y desearon tomar el Cáliz Celestial, alegando ser los verdaderos elegidos del Cielo. Otros, que los templarios comenzaron a pactar con los Hijos de la Noche y los Hijos de la Luna, a fin de eliminar de la faz de la Tierra a la Orden y hacerse de la Espada Celestial.
El lazo entre los Hijos de Adán se rompió en aquel instante, para nunca volverse a enmendar. Tras una sangrienta batalla que dejó significantes muertes de caballeros y templarios, finalmente se vieron obligados a sentarse en una casa segura en Londres, protegida por intrincados hechizos hechos por brujos neutrales, y cerrar un pacto de no agresión; que sería conocido como el Tratado de Whitehall.
Ninguna organización intervendría dentro del territorio de otro, y serían libres de decidir cómo resolver los conflictos con los Hijos de la Noche, los Hijos de Lilith y los Hijos de la Luna a su manera. Sin embargo, establecieron la prohibición al trato con demonios, menores y mayores, declarándose enemigos eternos de las fuerzas infernales.
Así sucedió con la llegada al Nuevo Mundo, cuando los templarios establecieron San Francisco como base de operaciones, mientras que los caballeros de la orden reclamaron el dominio sobre New Orleans.
La adoración a los ángeles como seres perfectos y benevolentes se promulgó a viva voz entre sus filas, creyendo ser los auténticos elegidos, y que eventualmente el Cielo daría su favor a los suyos.
El día en que los ángeles lucharían codo a codo contra ellos, para liberar a la creación de la amenaza infernal, se acercaba cada vez más.
Serafiel, el ángel caído que alguna vez llenase la Copa Celestial con su sangre, y los arcángeles, que habían dejado caer la Espada Celestial a la Tierra, estaban listos para reclamar a sus fieles.
Sin embargo, inesperadamente, un tercer objeto celestial vislumbró los sueños de los líderes de ambas facciones. Lagos cristalinos, bosques frondosos, y una corona hecha de la materia del Cielo; brillando con un halo más intenso que el sol.
La Corona Celestial había emergido, y ni los arcángeles, ni los caídos la habían puesto sobre la Tierra. Pero estaban seguros que la sangre correría en una guerra santa por ella, sangre de los Caballeros de la Orden y los Santos Templarios.
Los Cazadores iban a blandir sus espadas y dirigirían sus balas contra sus hermanos, una vez más.


avatar
Porodios
Admin

Mensajes : 138
Puntos : 235
Fecha de inscripción : 02/03/2015

http://wayward-son.invision-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.