welcome
Ha estallado la Segunda Gran Guerra del Cielo, los ángeles fieles a los ideales divinos y al Arcángel Michael han entablado una lucha abierta con los caídos, bajo el mando de un misterioso serafín que volvió de la muerte, con el poder de una legión en sus manos, quien promulga a favor del libre albedrío para tomar sus propias decisiones, tal y como lo hacen los humanos. Los demonios toman cartas en el asunto, cerrando tratos con el bando de rebeldes con el fin de eliminar la supremacía del Cielo, y tener derecho a caminar sobre la tierra. New York ha sido escogido como Armageddon, y las visperas de la batalla final se leen en escaramuzas y luchas menores.
Mientras tanto, en New Orleans, los vampiros han logrado un poderío sin igual sobre la ciudad. Los rumores de que el Regente del Infierno ha tenido algo que ver corren en el plano sobrenatural, mientras los Blazers, los Cazadores descendientes del Rey Arturo Pendragon buscan darle un freno a sus actividades.
Es una verdadera pena que los Templarios, la primera raza de Cazadores, jamás hayan llegado a un acuerdo con sus colegas. A pesar de que no ha habido declaración de guerra entre ellos, la aparición de una nueva reliquia divina, contenedora de poderes sin igual, tienta a ambos bandos. Sin embargo, los Templarios tienen las manos llenas tratando de domar a las implacables manadas de licantropos en San Francisco, cuyo nuevo líder parece ser un fanático de las batallas.
No hay tiempo ni recursos para vigilar a los ingeniosos brujos que aparecen de vez en cuando en los casinos de Las Vegas, haciendo uso de sus facultades para llevarse dinero fácil. Esto no es más que una fachada, por supuesto, ya que el Aquelarre de Lilith ha estado pactando con demonios mayores para invocar al Primer Demonio.
En el mundo de Wayward Son, los conflictos, batallas, traiciones y la guerra parecen haber inundado cada estado del país de las oportunidades. Los tiempos de paz han llegado a su fin, ¡elige tu bando sabiamente, y bañate de la gloria de la victoria, o perece en el olvido de la historia!
Foro de skin rpg temática ---
last topics
Últimos temas
» Divinity That Shapes Our Ends | Priv. Hope
Vie Dic 30, 2016 4:44 am por Hope Everdeen

» Crimson Chaos | Priv. Keira
Vie Dic 23, 2016 12:34 am por Jason "Ace" Herondale

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 6:45 pm por Invitado

» Afiliacion elite resistanceunison
Lun Abr 04, 2016 6:50 am por Invitado

» UnderWorldwar~[Afiliación Élite]
Lun Abr 04, 2016 1:58 am por Invitado

» AngieeRenders | Afiliación Élite
Sáb Abr 02, 2016 9:21 am por Invitado

» ● Bálderook University [Normal]
Jue Mar 31, 2016 11:52 am por Invitado

» Jodie Kendrik
Miér Mar 30, 2016 9:40 am por Jodie Kendrik

» -TRANSITUS EST OMNIS IMBER - [Seirian Yamamoto] (En Construcción)
Miér Mar 30, 2016 5:33 am por The Last Order

ALLIES

Élite 0/40
Monochrome School [RPG Yaoi]40 por 40Final Fantasy: La era de la Luz<Fairy Tail ChroniclesCrear foroCrear foroNoragami RolerFate/Corrupt Phantasm
Get Inspired!
THE TRINITY
Cameron Briel
MP
Hope Everdeen
MP
Chris O'Connor
MP
Wayward Son y su historia es una creación original del Staff, fuertemente influenciada por series y novelas de género sobrenatural, destacando la saga The Mortal Instruments de Cassandra Clare, y las series de televisión Supernatural de Erick Kripke, y The Vampire Diaries y The Originals de Julie Plec. Las imágenes utilizadas han sido tomadas de portales como Devianart, Zerochan, Pixiv y We❤It, y pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos a Rose de Glintz por el elegante trabajo de su skin y su asistencia, a Veeneli por sus códigos y tablillas tan atractivas, así como a Mizuki por su bello tablón de anuncios.
credits

HIJOS DE YAVEH

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HIJOS DE YAVEH

Mensaje por Porodios el Vie Mar 06, 2015 3:02 am

ÁNGELES Y CAÍDOS
LA PERFECCIÓN DEL CIELO
Hemos estado viviendo en un universo sin Dios desde hace mucho, mucho tiempo.
Desde que la Primera Gran Guerra del Cielo llegó a su fin, después de que Lucifer fuese sellado en lo más profundo del Infierno, tras haber herido de muerte el orden divino, y logrado desbaratar los planes de la creación. Nadie sabe por qué, pero el suceso provocó que Dios desapareciese, dejando a los Arcángeles, sus primeros hijos y generales del ejército celestial, sin ninguna instrucción acerca de qué debían hacer a continuación. Lloraron por el padre que habían perdido, y sufrieron ante la incertidumbre que los agobió. Pero finalmente, decidieron que Mikael, el mayor y más fuerte de ellos, ocupase el trono celestial, bajo el título de Yaveh II, el Sucesor.
Desde ese fatídico día, los ángeles continuaron velando por la seguridad de los humanos; siendo silenciosos e invisibles centinelas que deambulaban por el mundo, cual perfectas estatuas sin vida tras sus ojos. Algunos disgustados, veían como Lucifer había estado en lo correcto en mucho de lo que decía. Las personas podían llegar a ser viles, malignas y repugnantes. Muchos otros se sintieron inseguros, y su fe se fue debilitando siglo a siglo.
Pero hubo un ángel que, arriesgándose a romper las leyes del Cielo, se acercó a interactuar con los humanos, y vivió como uno de ellos. Y así descubrió la belleza del libre albedrío, el gozo de tomar tus propias decisiones, y el calor del amor. En aquellos efímeros instantes, ese curioso ángel se preguntó a sí mismo: ¿por qué sus hermanos y hermanas de alas níveas debían limitarse a observar, cuando tenían tan bello mundo frente a sus ojos?
Reflexionó y divulgó ante los demás ángeles su descubrimiento: Dios no los había abandonado, sino que les había obsequiado la posibilidad de elegir cómo vivir su vida. Podían actuar en este mundo como quisiesen, ser felices en la medida que lo deseasen, sin miedo a enfadar a su padre. Muchos lo siguieron, cansados de tantos eones sentados en las alturas, en aquella vigilancia eterna y tortuosa.
Hasta que este rumor llegó a los oídos de Rafael, mano derecha de Mikael, y el más brutal de los arcángeles. Él lo llamó blasfemia, y dejó caer toda su ira sobre el ángel que había osado desobedecer. De más está decir, él mismo desapareció de la creación misma. Y así. el mensaje estuvo claro: los ángeles sólo existían para cumplir con la voluntad de Dios, y debido a que él mismo había desaparecido, servían a los arcángeles.
Sin embargo, algo maravilloso tuvo lugar semanas después de esa ejecución. El ángel volvió a la vida, alzándose con seis pares de alas a sus espaldas. Todos sus hermanos y hermanas lo miraron boquiabiertos, ya que no habían visto un ser tan majestuoso desde la desaparición de Dios. Aquel ángel se convirtió en un serafín, los cuáles se habían extinguido al perder el contacto su padre. Esa especie celestial necesitaba la constante aprobación de Dios, y en caso contrario, se marchitaba lentamente hasta morir y desvanecerse.
El ángel, en parte impactado, llegó a la conclusión de que esa era la forma de su Padre de ayudarlo a alcanzar sus metas. Y olvidando su viejo nombre, se hizo llamar a sí mismo "Serafiel, el Liberador"
Declaró la guerra a los arcángeles, llamándolos tiranos. Estos, furiosos y confundidos al mismo tiempo, se dispusieron a asesinarlo sin detenerse a pensarlo dos veces. Pero aturdidos, descubrieron que el poder de Serafiel podía rivalizar con el suyo mismo.
Los ángeles que estaban del lado del rebelde se alzaron a su lado, y con mucho dolor, se dispusieron a blandir sus armas contra sus hermanos. Serafiel y sus tropas se denominaron a sí mismos el Ejército Liberador del Cielo, que combatiría a las fuerzas comandadas por el Arcángel Rafael, el Ejército Celestial.
No obstante, una nueva batalla entre ángeles acabaría de destrozar el Cielo, aniquilaría esa dimensión. Por ese motivo, Serafiel y sus ángeles caídos buscaron trasladarse la Tierra. Deambularon por el mundo, en busca de personas que cediesen sus cuerpos para que ellos pudiesen habitarlos. Sin embargo, sólo un tercio de ellos lograron hacerse de un recipiente. Algo andaba terriblemente mal, ya que por cada ángel nacido, existe un linaje de humanos capaces de contenerlo.
Fue entonces cuando Serafiel lo notó. Haciendo uso de sus influencias, de manipulación y de su poder para controlar a la raza humana; Rafael había logrado que todas aquellas personas capaces de contener ángeles se dirigiesen, por uno u otro motivo, a la ciudad de New York.
Eso obligaba a ambos bandos a encontrarse, y marcaba a la metrópolis como un Armagedón, un campo de batalla. No pasó mucho antes de que las escaramuzas se desataran en la ciudad, con tanto ángeles del Cielo como de Serafiel muriendo en sangrientas contiendas. Pero aquello no era más que un preámbulo, la overtura del desastre. Una vez que Rafael bajase suficientes ángeles, no le iba a temblar el pulso para hacerlos destruir New York, o cuántas ciudades hiciese faltar, hasta acabar con todos y cada uno de los Caídos.
Lo único que le quedaba hacer al líder rebelde, era superarlo en número, y recurrir a la ayuda de inesperados aliados.
Y así fue como, tras más de dos mil años de ausencia, los ángeles volvieron a caminar junto al hombre. Quizás, para atestiguar su final.


avatar
Porodios
Admin

Mensajes : 138
Puntos : 235
Fecha de inscripción : 02/03/2015

http://wayward-son.invision-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.